¿El confinamiento ha puesto a prueba a las parejas?

¿El confinamiento ha puesto a prueba a las parejas?

Coronavirus y pareja

La cuarentena ha intensificado la polaridad en las relaciones de pareja: en algunos casos, ha reforzado lazos; en otros, ha hecho que sus miembros decidan tomar un camino por separado

El confinamiento, por la actual pandemia, ha generado múltiples consecuencias no sólo en el ámbito laboral sino, también, en el personal. Ha ocasionado diversos tipos de ansiedad, miedos, estados de ánimo y, como no iba a ser menos, ha repercutido en las relaciones de pareja, dando lugar, en el peor de los casos, a una ruptura.

Coronavirus y pareja

Ante ella, es posible que alguna de las partes (o ambas) pueda hacerse cuestiones del tipo: ¿si no hubiéramos estado recluidos, todo hubiese ido como la seda? ¿Es el confinamiento, realmente, el culpable de que hayamos roto? Pues bien, la respuesta es que no.

Con el confinamiento, ha ocurrido algo parecido a lo que sucede durante el verano. Se deja a un lado la rutina diaria, en la que se coincide con la pareja muy poco o nada, en el día a día, y se va al extremo. Es decir, se pasa todo el día (o la mayor parte de éste) con ella. Esto, para algunas, puede ser todo un privilegio y un motivo de alegría pero, para otras, puede incrementar las diferencias entre sus miembros, así como los conflictos.

Coronavirus y pareja

Coronavirus y pareja

Además, en la situación que nos ocupa, existe un añadido: la tensión y la incertidumbre a la que estamos sometidos individualmente y, en algunos casos, problemas de ansiedad, depresión o de cualquier otro tipo previos o consecuencia del confinamiento. Todo ello, no sólo pone a prueba nuestra resiliencia personal sino que, indirectamente, la de pareja. En otras palabras, si no estamos bien con nosotros mismos, nuestro estado de ánimo y actitud se verán alterados y, ello, se extrapolará a la relación de pareja, propiciando discusiones y/o malas contestaciones.

Ahora bien, es de importancia mencionar que, si la relación se tambalea y ambas partes quieren salvarla, se haga un esfuerzo por entender la postura del otro, se apueste por el diálogo y se refuercen aquellos comportamientos que nos gusten de ella (ver post: 5 maneras de mejorar una relación de pareja). No obstante, si esto no funciona o aún hay dificultades subyacentes, lo más conveniente es realizar una terapia de pareja, que les ayude a mejorar los problemas de base tales como la comunicación y la resolución de conflictos.

Please follow & like us 🙂

¿A qué llamamos Síndrome de la Cabaña?

Cómo controlar la ansiedad en el confinamiento por COVID-19

Síndrome de la cabaña

Resulta ser una consecuencia común del confinamiento por COVID-19 pero, tomando las medidas oportunas, se puede superar sin dificultad

Tras varias semanas de confinamiento, comienza la vuelta progresiva a la normalidad. A día de hoy, nos encontramos en la fase 0 en la que se permiten paseos a determinadas horas del día y la actividad de algunas empresas pero…¿qué puede estar pasando si, a pesar de poder salir a la calle, preferimos quedarnos en casa? Pues bien, si nos encontramos en esa situación es posible que estemos ante el llamado Síndrome de la Cabaña.

Síndrome de la cabaña

No se trata de un trastorno psicológico sino más bien de una habituación, de una consecuencia más del confinamiento. Se nos ha impuesto un estilo de vida que nos genera seguridad.

Con él, surge la percepción de tener todo cuanto necesitamos en el hogar y, con ella, cierto grado de angustia al pensar en retomar nuestras labores u obligaciones fuera del mismo. De hecho, entre estas personas, está extendida la consideración de que no habría ningún problema en que se alargara aún más el estado de alarma.

Cabe señalar que, a todo ello, se le suma el hecho de que el coronavirus sigue presente entre nosotros aunque, si bien, en menor medida. Ello, inevitablemente, hace que se incremente el miedo a salir al exterior y la sensación de bienestar y, sobre todo, de seguridad en el hogar.

Síndrome de la cabaña

Síndrome de la cabaña

Dicho esto, ¿qué podemos hacer para superarlo? En primer lugar, de no tenerla, deberemos establecer una rutina y evitar pasar mucho tiempo en la cama, durmiendo, etc. También, es importante no forzarnos a salir. Si no nos apetece hoy, ya lo intentaremos mañana. Podemos ir dando pasos progresivos. Y, por último, y no por ello menos importante, indicar que, si la sintomatología persiste y nos impide salir de casa o, incluso, el mero hecho de imaginarnos en el exterior nos incomoda, generándonos ansiedad, quizás sea el momento de pedir ayuda a un profesional.

Please follow & like us 🙂

Cómo controlar la ansiedad en el confinamiento por COVID-19

Cómo controlar la ansiedad en el confinamiento por COVID-19

Si modificamos nuestros pensamientos por unos basados en datos objetivos, lograremos un mayor control sobre nosotros mismos, sobre nuestras emociones y sensaciones corporales

La ansiedad, tal y como ya hemos explicado alguna vez, es un mecanismo adaptativo, que nos ayuda a dar respuesta a una situación amenazante. ¿Por qué hablar de ella? La respuesta es muy sencilla. En las últimas semanas, estamos viviendo una situación totalmente nueva e inesperada para nosotros, un cambio radical en nuestras vidas, en nuestro día a día. Además, ese cambio implica el aislamiento, la distancia entre familiares y amigos y el confinamiento en nuestras casas. Todo ese cúmulo de situaciones puede dar lugar a diversas sensaciones. Entre ellas, la ansiedad.

Hasta cierto punto, es normal que aparezca, pero… ¿qué pasa si lo hace de manera recurrente? ¿Qué sensaciones tendré? Pues bien, a nivel emocional, será frecuente el miedo, la incertidumbre, la sensación de falta de control y el agobio en sí mismo. Por su parte, a nivel somático, podríamos notar problemas para conciliar y mantener el sueño, un incremento de la frecuencia cardiaca, sudoración extrema y/o malestares estomacales. Todo ello, acompañado de inquietud motora y dificultades para poder mantener una conversación adecuadamente. Esto es: podríamos quedarnos en blanco, repetirnos o tener inconvenientes para expresar lo que sentimos o pensamos.

Ansiedad y coronavirus

Dicho esto, ¿qué puedo hacer si presento algunos de estos síntomas?

  • Manejar los pensamientos: debemos tomar conciencia de ideas y creencias molestas que nos vayan apareciendo y valorar si tenemos datos suficientes y objetivos que las apoyen. De no ser así, estaríamos ante un pensamiento desadaptativo con el que mantendríamos ese malestar. Para que eso no ocurra, deberemos modificarlo por un pensamiento más acorde a los datos reales con los que contamos. Este ejercicio es fundamental dado que los pensamientos resultan ser el detonante de nuestras emociones y, al mismo tiempo, de nuestra conducta.
Ansiedad y coronavirus

Ansiedad y coronavirus

  • Aceptar las sensaciones corporales: en este caso, deberemos dejarlas fluir, dado que, en caso de querer ponerles freno, lo único que conseguiríamos sería incrementar nuestra incomodidad. Centraríamos nuestra atención en esas sensaciones, provocando un mayor grado de agobio y sensación de descontrol y, peor aún, aumentaríamos esas respuestas corporales indeseadas.
  • Hacer respiraciones profundas: con ellas, lograríamos una respiración consciente y mejoraríamos la frecuencia cardiaca y las demás funciones corporales. Para hacerlas, cogeremos aire, profundamente, por la nariz, llenando por completo nuestros pulmones, y lo soltaremos lentamente por la boca varias veces.
  • Disponer de tiempo propio: es necesario que contemos con momentos para nosotros, para hacer lo que nos apetezca y nos guste. Sin presión, sin obligaciones. En muchos casos, puede ser complicado si tenemos niños en casa pero es posible que podamos buscar ese ratito con la ayuda de nuestra pareja.
  • Mantener unos hábitos saludables: es decir, tener una dieta sana y equilibrada y una rutina de sueño, respetando los horarios usuales. Ello, a poder ser, acompañado de algún tipo de ejercicio físico.

No obstante, si a pesar de estas pautas, ves que tu sintomatología se incrementa o, simplemente, deseas recibir ayuda profesional. No dudes en contactar con tu psicólogo de referencia.

Ansiedad y coronavirus

Día Mundial del Autismo 2020

Día Mundial del Autismo 2020

Construir un molinete azul puede ser una actividad entretenida y, especialmente, educativa para hacer partícipes a los niños de este día

Hoy, 2 de abril, es el Día Mundial de la Concienciación sobre el Autismo. Una reivindicación en plena crisis sanitaria por Coronavirus. Este año con el lema puedo aprender, puedo trabajar. Con él, se pretende hacer un llamamiento a la sociedad para que apoye las necesidades de este colectivo y facilite los recursos necesarios para lograr una educación de calidad con la que, llegado el momento, estas personas puedan acceder a un puesto de trabajo y ser lo más autónomos posible.

Día Mundial del Autismo

Por otro lado, queremos aprovechar la ocasión para señalar que, durante estas semanas tan difíciles para todos, este colectivo puede ver intensificadas las conductas repetitivas y los problemas de comportamiento y emocionales al no acabar de entender la situación. Por esta razón, desde casa es conveniente:

  • Mantener una rutina y horario claros, ayudándonos de pictogramas.
  • Dedicar algún momento del día a la relajación, por ejemplo, con música pausada y caricias, atenuando, así, los niveles de ansiedad.
  • Aprobar estereotipias u otras conductas, que actúan como reguladores emocionales y, en consecuencia, les hacen sentir relajados.
  • Proporcionar actividades variadas, que incluyan algún tipo de ejercicio físico.
  • Ser flexibles en la duración de las actividades académicas, uso de la tecnología, etc.

Por último, invitamos a los familiares a ser pacientes y a la ciudadanía a ser tolerantes y no juzgar a aquellos que, por sus circunstancias, requieran salir a la calle.

 

Día Mundial del Autismo

Please follow & like us 🙂

Tips para días de confinamiento por coronavirus

Tips para días de confinamiento por coronavirus

Confinamiento coronavirus

La organización diaria y el contacto con la familia, los amigos y los compañeros de trabajo son algunas de las estrategias a seguir para superar con éxito estos días de confinamiento

Atrás quedaron aquellos días percibidos como una oportunidad de descanso, de desconexión. Hemos entrado en otra etapa: la de mantenimiento. Los días se van haciendo más largos y pesados y lo que antes parecía “divertido”, ahora no lo es. Por este motivo, consideramos preciso establecer una serie de medidas para hacer estos días más llevaderos

Confinamiento coronavirus

  • Planificar: llevando, en la medida de lo posible, un ritmo de vida “normal”. Para ello, es necesario contar con una serie de rutinas y obligaciones, que nos ayuden a sobrellevar, adecuadamente, el confinamiento. Ello incluiría el cumplimiento de horarios y de hábitos higiénicos y alimentarios, sin olvidar dedicar algún momento del día al ocio.
  • Gestionar las emociones: cada persona tiene una forma diferente de hacer frente a la circunstancias pero lo cierto es que, en mayor o menor medida, a todos nos han invadido, en alguna ocasión, sentimientos de frustración, inseguridad e incertidumbre. No obstante, debemos fijar nuestra atención en aquellas emociones y pensamientos positivos como podría ser el reencuentro con familiares o el hecho de que, más pronto que tarde, esto llegará a su fin.
Confinamiento coronavirus

Confinamiento coronavirus

  • Hacer cosas que nos gusten: en nuestro tiempo de ocio. Se trata de hacer lo que nos apetezca, sin exigencias, sin considerar que el mero hecho de no hacer nada es una pérdida de tiempo. Debemos evitar ser exigentes con nosotros mismos, no se trata de hacer ahora todo lo que no hemos hecho en años. Con ello, lo único que conseguiríamos sería incrementar nuestros niveles de ansiedad.
  • Tener contacto regular con los demás: ya sea con familiares, amigos o compañeros de trabajo. Resulta ser esencial a nivel emocional, ya que nuestra vida social suele estar vinculada a salir y al entretenimiento.
  • Evitar crear tensión social: en estos momentos, las quejas y las discusiones, lejos de aportar algo, estorban. Por esta razón, debemos ser útiles y brindar apoyo, evadiendo este tipo de ambientes, así como el hecho de dar difusión a información de fuentes dudosas.

Para finalizar, queremos recordar que cada uno de nosotros es un agente activo en poner freno a esta pandemia; y que, si sientes que las circunstancias te desbordan, siempre podrás contar con la ayuda de un profesional de la psicología, que te ayude a controlar tus pensamientos y emociones, así como la ansiedad derivada de los mismos.

Please follow & like us 🙂

Cuento para explicar a los niños el coronavirus

Cuento para explicar a los niños el coronavirus

Con este cuento, los niños podrán responder sus dudas sobre el COVID-19 y, además, trabajar las emociones que les aparezcan en relación al mismo y al hecho de no poder salir de casa en unas semanas

El Colegio Oficial de la Psicología de Madrid, dada las circunstancias, ha elaborado un cuento con el que pretende explicar a niños, de entre cuatro y diez años, qué es el coronavirus de una manera sencilla y lúdica; y, además, ayudarles a gestionar las emociones que les puedan surgir al respecto.

Cuento para explicar a los niños el coronavirus

¿Por qué? La respuesta es muy sencilla: los niños aprenden e interpretan el mundo basándose en lo que ven, escuchan o imaginan. Por ello, si nuestro objetivo es evitar que les inunde el miedo, lo más sensato es darles una explicación simple y realista de la situación, que les ayude a comprenderla y a reducir esa sensación de alarma.

Cabe señalar que en él se dan algunas recomendaciones para madres y padres en relación a las medidas preventivas, la importancia de establecer horarios y hábitos durante estos días y, sobre todo, a la manera de evitar cultivar el miedo en los pequeños con acciones como impedir que naveguen solos por la red y dar seguridad sobre lo que ocurre y el estado de las personas de su entorno.

Cuento para explicar a los niños el coronavirus

Cuento para explicar a los niños el coronavirus

En definitiva, “Rosa contra el virus”, que así se llama esta historia, resulta ser un recurso didáctico y divertido para pasar estos días en casa.

Puedes descargar el ejemplar en el siguiente enlace: Cuento para explicar a los niños el coronavirus

Cuento para explicar a los niños el coronavirus

Please follow & like us 🙂

¿Cómo puedo enfrentar el coronavirus?

¿Cómo puedo enfrentar el coronavirus?

Es necesario emplear unos minutos para explicar a niños y mayores qué es el coronavirus y cómo actúa, ya que tienden a estar más expuestos a dar credibilidad a bulos e informaciones desmedidas

En los últimos días, nos hemos visto envueltos en una situación nueva y desconocida para nosotros: el coronavirus, también llamado COVID-19. Dicha situación, es normal que nos genere cierto grado de incertidumbre e intranquilidad pero, en cualquier caso, debemos evitar dejarnos llevar por el miedo y, por tanto, poner en marcha estrategias para su correcto afrontamiento. Veamos algunas:

Cómo afrontar el coronavirus

  • Recurrir a fuentes fiables: en la actualidad, estamos a tan sólo un click de encontrar cualquier tipo de información por medio de Internet o las redes sociales. Es por ello que debemos de ser críticos y recurrir únicamente a medios oficiales o científicos, que nos proporcionen información objetiva y verídica.
  • Evitar la sobreinformación: estar en la búsqueda continuada de datos sobre el tema, no nos ayudará a asentar esa inquietud sino más bien todo lo contrario, incrementaremos nuestra ansiedad y, por si fuera poco, ya no sabremos “qué creer”.
Cómo afrontar el coronavirus o covid-19

Cómo afrontar el coronavirus

  • Impedir la dramatización: debemos ser realistas y evitar ponernos en el peor de los casos puesto que, a pesar del incremento de contagios en los últimos días, la tasa de supervivencia es bastante alta. En este sentido, recordar que tenemos que ser cuidadosos con la información que podamos recibir, dado que muchas veces puede llegar a ser desmedida y estar focalizada es las situaciones más graves.
  • Tranquilizar a los familiares: especialmente, a niños y mayores que pueden no acabar de entender la situación y ser más susceptibles a dar credibilidad a las exageraciones y bulos, que circulan por los diferentes medios. Por tanto, es importante que seamos coherentes con nuestras palabras y acciones y, por supuesto, dediquemos unos minutos a explicarles con detenimiento y de una manera comprensible para ellos qué es el coronavirus, qué hace y cuál es su desenlace más frecuente. Recuerden que el desconocimiento nos genera miedo y que, con él, tendemos al caos.
  • Planificar el tiempo: debido a las últimas medidas tomadas por la Comunidad de Madrid con las que se cancelaban las clases y las actividades extraescolares, muchos niños y adolescentes han visto alterada su rutina habitual. En consecuencia, como padres, debemos ayudarles a establecer tiempos de estudio y de ocio con los que evadirse, divertirse y, evidentemente, continuar su aprendizaje. No debemos olvidar que estos días sin clase no son vacaciones.

Por lo demás, es importante que sigan con rigurosidad las recomendaciones y medidas higiénico-sanitarias establecidas por las autoridades con el fin de evitar más contagios y poder, así, volver a la “normalidad” lo ante posible.

Cómo afrontar el coronavirus o covid-19

Please follow & like us 🙂

¿Por qué puede estar suspendiendo mi hijo?

¿Por qué puede estar suspendiendo mi hijo?

Los trastornos emocionales, las dificultades del aprendizaje y la falta de estrategias a la hora de estudiar son algunas de las problemáticas, que pueden acarrear un bajo rendimiento escolar

A pesar de que falten algunos meses para acabar el curso escolar, muchos padres temen su desenlace, en especial, cuando las calificaciones previas no son buenas y sus hijos no parecen mejorar. No obstante, al margen de los resultados, el hecho de presentar un bajo rendimiento académico, puede alertarnos de posibles problemáticas, que citaremos a continuación:

¿Por qué puede estar suspendiendo mi hijo?

  • Desconocimiento sobre cómo estudiar: resulta fundamental contar con una planificación y un hábito de estudio autónomo, así como con estrategias que faciliten el aprendizaje en sí mismo y, en consecuencia, mejoren el rendimiento escolar. De no ser así, ello se pondrá de manifiesto en los resultados académicos.
  • Desmotivación: se trata de niños y, sobre todo, adolescentes que no acaban de encontrar sentido ni utilidad al hecho de estudiar, percibiéndolo, en muchos casos, como una obligación.
  • Dificultades del aprendizaje: se da en casos en los que, aunque el niño tenga capacidad y dedique bastante tiempo al estudio, los resultados académicos no reflejan ese esfuerzo, obteniendo notas muy bajas o inferiores a las esperadas para su implicación. Por ejemplo, en el caso de la dislexia, las dificultades se ponen de manifiesto, sobre todo, en lengua e idiomas como el inglés o el alemán
¿Por qué puede estar suspendiendo mi hijo?

¿Por qué puede estar suspendiendo mi hijo?

  • Poco esfuerzo: este caso ocurre, principalmente, en los adolescentes que pasan de la Educación Primaria a la Secundaria, así como en los primeros cursos de esta última. En muchos casos, los jóvenes desconocen el esfuerzo. Están acostumbrados a no estudiar, “a ir con lo puesto” a los exámenes y aprobar. Sin embargo, a medida que van pasando de curso, el temario se va volviendo cada vez más complejo y es entonces cuando, la estrategia que han seguido hasta ahora, no funciona.
  • Trastornos emocionales: interfieren, por lo general, en las diferentes áreas de la vida de una persona y, por supuesto, la académica, no iba a ser menos. A pesar de que, en muchos casos, pueda parecer una condición invisible, los pensamientos desadaptativos y las conductas disfuncionales, por ejemplo, pueden dar lugar a dificultades en la concentración y en la regulación de la conducta y/o estado mental. Esto es: un alumno puede saberse muy bien el temario pero ponerse muy nervioso en pleno examen, quedarse en blanco y, por lo tanto, suspender o, al menos, no sacar la nota a la que podía haber optado.

Dicho esto, resulta de gran importancia identificar, con ayuda de profesionales, cuál es el motivo por el que nuestro hijo presenta ese bajo rendimiento. De esa manera, podremos tomar las medidas necesarias para solventar su problemática y, por consiguiente, reconducir la situación.

Please follow & like us 🙂

¿A qué llamamos disonancia cognitiva?

¿A qué llamamos disonancia cognitiva?

¿Qué es la disonancia cognitiva?

Un clásico ejemplo es la que experimentan los fumadores, que deben lidiar con dos ideas opuestas: el deseo de fumar y la certeza de que están dañando, considerablemente, su salud

Seguramente, alguna vez, te has saltado la dieta o la rutina de gimnasio a pesar de que, incluso, haya podido ser recomendada por un especialista; o, de manera similar, le has intentado quitar valor a algo que quieres pero sabes que, en ese momento, no puedes tener. Pues bien, si te ha pasado esto o algo similar, has lidiado con la disonancia cognitiva.

¿Qué es la disonancia cognitiva?

Se trata de la necesidad que tenemos las personas de mantener cierta coherencia entre nuestras creencias y acciones, es decir, entre lo que pensamos y hacemos.

De este modo, una persona que actúe de manera opuesta a lo que considera correcto, intentará justificar su comportamiento para, poder así, mantener cierta armonía interna. Por lo tanto, la disonancia cognitiva sería la manera con la que nos autojustificamos por todo aquello que hacemos y que consideramos incorrecto.

¿Qué es la disonancia cognitiva?

¿Qué es la disonancia cognitiva?

Como es de esperar, en esa búsqueda de armonía, podemos caer en el autoengaño, aceptando como real un argumento con el que hemos pretendido explicar nuestras acciones. Por ejemplo, podemos ser conscientes de que fumar es nocivo para la salud pero podríamos aferrarnos a algún mito que justifique el hecho de fumar y, en consecuencia, reduzca nuestro malestar por tener dos ideas opuestas: “debo estar sano” y “quiero fumar”. Esto es: “si dejo de fumar lo pasaré fatal, será peor el remedio que la enfermedad”. Se sabe que los primeros días podrían ser difíciles pero, en realidad, los beneficios tanto a corto como a largo plazo serían evidentes. Por ello, es importante: analizar con detenimiento aquellas ideas y/o pensamientos que podrían perjudicarnos; y darnos la oportunidad de comprender y aceptar la realidad.

Please follow & like us 🙂

¿Qué trastornos se asocian al tempo cognitivo lento?

¿Qué trastornos se asocian al tempo cognitivo lento?

Psicólogo para déficit de atención en Paracuellos de Jarama y Miramadrid

El déficit de atención, la ansiedad y la depresión son algunas de las problemáticas que correlacionan, explícitamente, con esta sintomatología

Al hablar de Tempo Cognitivo Lento (TCL), nos referimos a un constructo que engloba diferentes sintomatologías, que hace que las personas se confundan con facilidad, parezcan "estar en las nubes”, se queden mirando al vacío y se muestren más cansadas e hipoactivas de lo esperado para su actividad cotidiana. En consecuencia, da la impresión de que no comprenden las preguntas que se les hacen, así como de estar perdidas en su pensamiento.

Psicólogo para déficit de atención en Paracuellos de Jarama y Miramadrid

Cabe señalar que, en ocasiones, se confunde con la llamada velocidad de procesamiento, es decir, con el tiempo requerido, por cada persona, para captar y reaccionar a la información que recibe de su entorno. No obstante, debemos tener en cuenta que el Tempo Cognitivo Lento es un concepto mucho más amplio, que incluye la velocidad de procesamiento como una característica más de su sintomatología.

Por otro lado, debemos indicar que, desde sus inicios, el Tempo Cognitivo Lento se ha asociado al déficit de atención por sus múltiples similitudes, especialmente, con el tipo inatento. De hecho, se ha llegado a considerar como parte del mismo. Sin embargo, los últimos hallazgos indican que son entidades bien diferenciadas con características propias (Camprodon et. al., 2013) e, incluso, se ha investigado sobre la posibilidad de que constituya un nuevo trastorno.

Psicólogo para déficit de atención en Paracuellos de Jarama y Miramadrid

Psicólogo para déficit de atención en Paracuellos de Jarama y Miramadrid

A pesar de ello, se evidencia que actúa como un agente modulador de la atención y que interfiere no sólo en las funciones ejecutivas sino, también, en problemáticas internalizantes como lo son la ansiedad y la depresión en las que están presentes: bajos niveles atencionales, conductas evitativas y alteraciones emocionales (Barkley, 2014).

Referencias bibliográficas:

  • Barkley, R.A. (2014). Sluggish cognitive tempo (concentration deficit disorder?): current status, future directions, and a plea to change the name. Journal of Abnormal Child Psychology, 42: 117-25.
  • Camprodon, E., Duñó, L., Batlle, S., Estrada, X., Aceña, M., Marrón, M., Torrubia, R., Pujals, E., Martín, L. M. & Ribas-Fitó, N. (2013). El tiempo cognitivo lento: revisión de un constructo. Revista de Psicopatología y Psicología Clínica, 18(2): 151-168.

Please follow & like us 🙂